Especial Verano en Santiago: Concha y Toro

Última semana de febrero y con esto llegan a su fin las entradas del mini Especial Verano en Santiago.

Fue muy entretenido escribir estas entradas semanales y me mantuvieron recorriendo Santiago con otros ojos. Fue interesante buscar lugares que no siempre visitamos y mostrarlos.

Para este final había pensado en pasearme por el famoso Barrio Yungay, pero en mi búsqueda de información para realizar un buen post me encontré con otro sector que siempre pasamos por alto cuando cruzamos la Alameda de este a oeste. De hecho, el mismo Barrio Yungay le quita importancia (cómo competir con toda la historia chilena de ese barrio).

Así que estimados, acá les traigo el Barrio Concha y Toro.

Este pequeño sector de pasajes entrecruzados, mansiones antiguas y calles de piedras, se encuentra ubicado entre las calles Erasmo Escala, Ricardo Cumming, Brasil y la Alameda.

Al entre el famoso Barrio Yungay y el Barrio Brasil, el Barrio Concha y Toro (bautizado así Enrique Concha y Toro) se levanta con construcciones que logran transportarnos a un pasado lujoso, sofisticado y a la espera de un futuro de riquezas. Este barrio era el seno de la vida de las fortunas mineras del país e intentaba, a través de construcciones neoclásico, gótico, art deco y beaux arts, lograr la belleza de esa Europa elegante y maravillosa.

Lo más interesante de este barrio es que, a pesar de ser vecino de la Alameda, logra ser un oasis en el caos citadino. Sin ir más allá, sentarse en la Plaza de la Libertad de Prensa (ex plazoleta Du Pont) te permite relajarte y olvidarte de todo. Te dejar llevar por la brisa de la tarde y el sonido de la pileta, obviando por completo que te encuentras en Santiago y su bulla.

Llama la atención la construcción de este barrio y hace pensar en la idea gestora del mismo. ¿Qué habrían tratado de decir con esto? ¿qué querían imitar? Pues según la historia del lugar, la idea era imitar un barrio europeo en la edad media, donde las calles fuesen cortas y que convergieran en la plazoleta.

Si bien hoy mucho de esa idea de medioveo se ha perdido, se mantiene el aire antiguo y clásico que encanta a todos sus visitantes, en donde su tranquilidad lo transforma en una parada obligada para quienes deseen olvidarse de la capital.

 

 

Les recomiendo visitar este pequeño refugio de historia, verán como se enamoran en el primer momento de entrar por una de sus calles.

 

Datos duros

Cómo llegar:
El barrio se encuentra a una cuadra de la estación de Metro línea 1, República. Deben tomar la salida norte y caminar una cuadra hacia el centro (el este o hacia la cordillera como también dicen).
La otra forma es tomar un autobús que pase por la zona (cualquiera que diga en su recorrido que pasa por la Alameda y Estación Central, les va servir), este los puede dejar por la parada del metro o en la calle Brasil. Ambas opciones les sirven.

Qué visitar:
Plaza de la Libertad de Prensa, Palacio Concha, Teatro Carrera, Palacio Walker, Mansión del Restaurant El Zully y el Palacio Elguin.

Datos curiosos:
Los Concha Cazotte eran famosos por los bailes que se realizaban en su palacio, pero fue el Baile de Máscaras de 1912 el que más sensación causó. Les recomiendo leer los detalles y mirar las fotos de los disfrazados en el post de Brugmann.

 

Más información en enviajes.cl y en Wikipedia. Y para más fotografías, visiten la galería del post en mi Flickr.

Deja un comentario