Cuando el desierto llama: Ex-Oficina Salitrera Chacabuco

Llevo casi 8 años viviendo en la capital, siendo una capitalina lejos del mar y del desierto. Una más en este mar humano llamado Santiago.

Hace un par de años que se había encendido algo en mi interior y me pedía a gritos regresar, reencontrarme con esas planicies abandonadas y secas, donde la arena es dueña de todo, la sal intenta preservar cuanto puede y los cerros cambian de color.

Nadie me cree cuando lo comento, pero tienen que pasar un día completo mirándolos para darse cuenta lo hermosos que son.

El año pasado regresé al norte y este me esperaba con los brazos abiertos. Pasé 3 días hermosos, donde me reencontré con mi pasado, el mar y el desierto. Esta entrada intentará contar esa experiencia, de cómo volví a sentir la soledad de la pampa.

Desde ya aviso que este viaje a la Ex-Oficina Salitrera Chacabuco lo realicé con la Agencia de Turismo Atacama Stars (los únicos que fueron capaces de darme ayuda cuando buscaba cómo llegar a la salitrera) que se portaron un 7 conmigo. El guía, Alberto Vargas, me ayudó en todo, me dio tips y logró que el viaje fuera increíble.
¡Ah!, a modo de disclaimer. El Tour fue pagado de mi bolsillo, no fue gratuito y las opiniones aquí son mías propias y no influenciadas. Eso.

Ahora, a las fotos con un poco de historia :)

chacabuco02

chacabuco16

chacabuco17

Un poco de historia…

Era el año 1922 cuando a 98km al noroeste de Antofagasta comienza la construcción de una de las oficinas salitreras más importantes del norte de Chile, me refiero a Chacabuco.

Fue en 1924 que abre sus puertas a los más de 5.000 obreros oficiales que llegó a tener. Lamentablemente la vida activa mantuvo a la salitrera abierta por 16 años, para comenzar su desmantelamiento en 1945 y luego ser vendida a la Sociedad Química y Minero de Chile (SOQUIMICH, o SQM como se le conoce hoy).

Si bien en 1971 se declara Monumento Histórico Nacional, es en 1973 que es tomada por las fuerzas armadas para convertirla en campo de prisioneros políticos, tiñendo así, su historia minera en un par de años.

Hoy en día sigue siendo parte del patrimonio histórico del país y este año seguirá la reconstrucción del teatro gracias al Fondo del Patrimonio del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

 

chacabuco03

chacabuco04

Chacabuco y yo

Trato de pensar qué tiene ese lugar que me fascina, pero por más que busque, no encontraré respuesta jamás.

Lo triste es cuando intento explicar este amor que tengo con Chacabuco y la gente no me entiende. Preguntan ¿qué tiene de entretenido ese montón de casas en ruinas? ¿con el calor y el desierto? Y no entienden que son justamente esas preguntas, las razones por las cuales puedo perderme horas recorriendo esas calles abandonadas y sonreír sin sentir calor o cansancio.

 

chacabuco05

chacabuco06

chacabuco14

chacabuco15

 

Es que Chacabuco es mágico. Tiene ese misterio que sólo el desierto puede poseer y uno sólo necesita escuchar el viento colarse por los marcos de ventanas abandonadas, para caer en ese hechizo de arena y sal.

El desierto oculta muchas cosas y las salitreras abandonadas, aportan con su historia olvidada, con sus pisadas perdidas y las voces que, si pones atención, el viento parece traer de vuelta.

 

chacabuco07

chacabuco08

chacabuco09

Creo haber comentado que el desierto me recibió con todo su poder y me hizo recordar lo fuerte que puede llegar a ser el calor. El sol parece cocer tu piel mientras la sal del viento va deshidratándote.

Allí todo está de acuerdo en pos de mantener su lejanía. Obligan a una vida dura y sacrificada, llena de dolor y soledad. Porque cuando el desierto se empecina con alguien, lo toma como propio y jamás lo vuelve a devolver.

 

chacabuco10

chacabuco11

chacabuco12

chacabuco13

 

Me gusta Chacabuco y hubiese sido feliz compartiendo con ustedes más imágenes, pero agregar más habría sido demasiado (y pobre conexión si hubiese intentado hacerlo).

Sin embargo pueden visitar la galería que subí a Flickr, allí subí estas mismas fotos y el resto de las que más me gustaron.

 

Termino compartiendo un mini video del viaje. Lamentablemente el que quería compartirles originalmente era muy pesado, así que en reemplazo les dejo este pequeño detalle de una casa correspondiente a los trabajadores con familia.

¡Ah! Eso me faltó explicarles. En las oficinas salitreras las casas se dividían según el tipo de trabajador. Estaban los solteros, los con familia, los superiores y los jefes/dueños. Obviamente la casa del dueño era la con mayores comodidades y construida de tal forma, que el calor no fuese protagonista de su hogar (es increíble, pero hasta el día de hoy las casas más acomodadas todavía son un refugio fresco en plena oficina).

Ex-Oficina Salitrera Chacabuco -Extracto- from Carlita MF on Vimeo.

 

Más información:

– Si desean ir la única forma de hacerlo es en auto. No recomiendo hacer lo que todo el mundo me decía: tomar un bus, bajarse en plena carretera y caminar. Ya que el terreno alrededor de la oficina está minado, lo cual lo hace sumamente peligroso.
– Para quienes no tengan auto y quieran conocer igual, pueden contactarse con la gente de Atacama Stars. A mí el tour me salió algo caro, pero es porque iba sola, pero si son varios, el valor les saldría mucho más conveniente.
– Si van tienen que llevar: agua, sombrero, gafas de sol y mucho bloqueador. El sol es fuerte, así que no se confíen.
– Cuando vayan, pasen por el pueblito de Baquedano. El pobre lugar quedó separado de la carretera y casi nadie pasa por ahí. Es lindo, pequeño, pero lindo.
Pueden comprar agua mineral y mirar la estación del ferrocarril :)

Deja un comentario